14 ago. 2011

La corrupción moral e institucional de la administración Zapatero


“A una simple discusión de pareja se le llama hoy violencia de género”
El juez Francisco Serrano, suspendido temporalmente de sus funciones jurisdiccionales por su posición favorable a la custodia compartida, ha vuelto a cuestionar las políticas de género promovidas por este Gobierno e insiste en los casos de maltrato que también sufren los hombres en la relación de pareja.



-Qué conclusiones positivas pueden extraerse de la Ley de la Violencia de Género?

Fue una ley en su momento necesaria para evitar situaciones de desigualdad y maltrato en el ámbito doméstico que estaban ocultas y que no se combatían. El fallo es que siendo una Ley de Violencia de Género es una ley de violencia sobre la mujer exclusivamente. Creo que lo primero que hay que tener claro es el concepto de lo que es el maltrato, ya no sólo de la mujer en el ámbito doméstico, sino sobre cualquier persona vulnerable en ese ámbito que ha de ser protegida, sea hombre, mujer, niño, niña, anciano o anciana, porque esas personas vulnerables no siempre son las mujeres, y no se puede compartir que la mujer en una relación de pareja, por el hecho de serlo, siempre está en una situación de desigualdad”.

-¿Tal vez el problema de la ley es que se emplea como arma en situación de ruptura sentimental?
No se puede defender que a una discusión en la relación de pareja o unas diferencias de opiniones se le pueda llamar violencia. Ni fomentar situaciones donde en un momento de ruptura, una de las partes pueda tener una herramienta para poner en juego lo que es su deseo de venganza, resentimiento y despecho. Y eso es lo que actualmente se está produciendo.

-¿Hay datos fiables sobre el número de denuncias falsas que se registran amparadas en la ley de violencia de género?
Sólo las sentencias de las Audiencias Provinciales, pero no las denuncias que terminan en sobreseimiento o desestimación.

-Dijo usted recientemente que este volumen de denuncias falsas está afectando ya a las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado.
Hace meses tuve un curso para fomentar en esto las nuevas actitudes y conocimientos profesionales en las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado. Lo que se hace en más de 75% de los casos de denuncias por violencia de género, dicho por ellos mismos, es la detención. La detención solo se puede proceder cuando la gravedad del hecho y la situación especial de riesgo que acontece obligue a ello, porque si no, lo que procede es identificar al denunciado para citarlo ante el juez, no la detención. Esas actitudes empiezan ahora un poquito a cambiar porque la policía es consciente de que se están cometiendo ilegalidades. Un policía me dijo que en el primer, segundo y tercer caso de denuncia por violencia de género, detuvo. Pero cuando ya van treinta no, porque le toman el pelo porque la denuncia es falsa, que no hay situación de riesgo, que obedece al deseo de venganza y obtención rebeneficios en la ruptura de pareja. Entonces a la denuncia treinta no le echa cuenta, y ese es el peligro”.

-¿Y qué ocurre con los hombres asesinados por sus parejas, a cuyas tragedias habría que unir la vejación del olvido?

En efecto, son los grandes olvidados, totalmente. Hay que lamentar las pérdidas humanas de las mujeres, estas tragedias están ahí. Esa perspectiva de género tiene que ser poliédrica, con esos niños que sufren el distanciamiento de sus padres, esas abuelas que no pueden ver a sus nietos. Esos hombres asesinados que también tienen familia, hombres que también sufren denuncias injustificadas y que se terminan suicidando. Hace poco me contaron que un juzgado un hombre fue a declarar por una denuncia que consideraba totalmente injustificada, cuando salió de la declaración se tiró por el hueco del ascensor”.

...lea la entrevista al juez Francisco Serrano en Alerta Digital